1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.

La Ley del Juego en España

Tema en 'Apuestas Deportivas y Poker' comenzado por Bhendito, 12 de Apr de 2017.

  1. Bhendito

    Bhendito Administrator Staff Member

    El juego online lleva experimentando desde hace años un aumento exponencial en España, englobando el mismo actividades como el póker u otros juegos de casino, y sobre todo la amplia gama de apuestas deportivas, modalidad que de acuerdo a los datos disponibles es en la actualidad la que experimenta un ritmo de crecimiento más vertiginoso.

    Durante un dilatado periodo de tiempo, hubo un notable vacío legal en el sector, con los consiguientes hándicaps que esta situación acarreaba para usuarios, empresas y administraciones, ya que por ejemplo estas últimas, se veían privadas de recaudar impuestos de unas actividades que mueven anualmente entre cinco mil y seis mil millones de euros, según diversos cálculos. Esta situación de limbo legal vino a ser paliada por la Ley del Juego de diciembre de 2011, que estableció determinados requisitos, como que las empresas que quisiesen operar en España habrían de solicitar una licencia sujeta a la autorización de una Comisión Nacional del Juego (CNJ), organismo que se creaba con la finalidad de velar porque se cumpliese la regulación del sector.

    Al tiempo, también se establecían unos estrictos requisitos para las empresas concesionarias de las licencias, como la obligatoriedad de operar en España bajo un dominio .es, prohibiéndoseles estrictamente la inscripción de jugadores residentes en otros países. Cortapisa que tenía una explicación por motivos fiscales, ya que se buscaba que jugadores y empresas tributasen en el país y el Estado pudiese engullir de esta manera una porción del suculento pastel del juego online, en una coyuntura en la que la crisis económica provocaba estragos a todos los niveles, siendo una de sus consecuencias los grandes problemas de tesorería que afrontaban las distintas administraciones, ávidas por tanto de nuevas fuentes de ingresos.

    Esta primera legislación también vino acompañada de normativa tendente a proteger de las consecuencias negativas del juego a colectivos vulnerables, como menores o personas que en el pasado hubiesen tenido problemas de adicción. Para ello, se establecieron determinadas restricciones como, por ejemplo, en el ámbito de la publicidad, y además en los casos de existencia de problemas de ludopatía se instó a las empresas concesionarias de licencias a introducir los mecanismos necesarios para que, entre otras cosas, las personas afectadas por este problema que lo solicitasen no pudiesen inscribirse en sus portales.
    Este marco regulatorio fue revisado y reforzado en febrero de 2014, para introducir modalidades de juego que habían quedado excluidas, como la de las tragaperras online o las apuestas cruzadas y que han comenzado a dar sus frutos a mediados de 2015. Hay que señalar que toda esta legislación que venimos abordando ha tenido consecuencias desiguales para el sector, ya que mientras el mercado de apuestas deportivas aumenta a ritmo galopante, otros formatos de juego online se habrían visto afectados negativamente. Si hacemos caso a las quejas de las empresas especializadas en póker online, éstas afirman haber experimentado un descenso del volumen de negocio a consecuencia de la prohibición por motivos fiscales de jugar partidas con jugadores de otros países, lo que según ellos hace sus portales menos interesantes a los jugadores nacionales. Al tiempo que también se quejan del modelo impositivo, ya que consideran excesivo el pago del 25% de los ingresos, pese a que el juego presencial soporta gravámenes superiores.

    A nivel europeo, a la espera de una ley que establezca una normativa común para todo el espacio de la Unión Europea
    , se aprecian diferencias legislativas entre países del sur como España, Portugal, Francia e Italia, que apuestan por un formato legal de mercado ‘cerrado’, en la línea y con las características que exponíamos con anterioridad cuando abordábamos el caso español, y por otro lado, los estados del norte de Europa o países como el Reino Unido, tendentes a mantener un mercado más abierto con menos regulaciones. Algo que se ha traducido en cifras en un mayor volumen de juego online en todas las modalidades.

    Centrando la cuestión en las apuestas deportivas, hay que señalar que gozan de cobertura legal para abarcar una amplia gama de deportes, incorporando las distintas casas elementos muy sugestivos como, por ejemplo, la posibilidad de visualizar desde sus webs en streaming las competiciones deportivas sobre las que se apuesta, brindando también a sus apostantes marcadores actualizados a tiempo real de un campo casi inabarcable de eventos deportivos.

    Casi todas las casas de apuestas brindan bonos de bienvenida que se suman al ingreso efectuado por el usuario, al tiempo que de acuerdo a la legislación existente también establecen un `rollover´ o condicionante para la retirada de dinero, que suele consistir en la realización previa de un determinado número de apuestas.

    Legalmente pueden efectuar los pagos a través de diversas vías, siempre que verifiquen que la cuenta corresponde al usuario registrado con su DNI en su portal, evitándose así la evasión fiscal y el blanqueo de capitales. Al igual que la normativa desarrollada a partir de diciembre 2011 y febrero de 2014, también les permite el desarrollo de distintos tipos de apuesta: cuota, hándicap asiático, under/over, incluyendo las apuestas cruzadas que son aquellas en las no se juega contra la casa sino entre apostantes particulares, tipo que fue autorizado concretamente en la última revisión legislativa a comienzos del año pasado y esta pendiente de hacerse efectiva durante el año 2015.

    Legalmente también se previó que las casas de apuestas solo podrían operar en España con la obtención de una licencia, para lo que había que cumplir determinados requisitos, en la línea de los expuestos anteriormente, al tiempo que esa autorización se concedía por un periodo limitado (diez años), siendo además la misma revisable y cancelable. En junio de 2012 se abrió el primer proceso que permitió operar legalmente con la licencia requerida a una docena de casas de apuestas, muchas de las cuáles ya venían desarrollando previamente sus actividades en España. En octubre de 2014, la Dirección General de Ordenación del Juego abrió otro proceso de concesión de licencias que amplió el número de casas apuestas autorizadas a 51, pudiéndose consultar las mismas en el siguiente enlace a la web del organismo regulador.
     
  2. aecortes70

    aecortes70 Novato

    Pienso que los juegos online tienen mucho auge en España, aunque la legislación le ha puesto ciertas pautas para no permitir un desenfreno de los juegos y las casas de apuestas, y de esta manera poder regular este tipo de juegos. La Unión Europea se ha unido en torno a esta fenómeno de los juegos online, para lograr un consenso que beneficie tanto a los gobiernos o entes encargados de regular estos juegos, como a los clientes que continuamente acceden a todo tipo de juegos de azar que encuentran en la red. Teniendo en cuenta el tema de los juegos online, si lo que quieres y lo que te apasiona son esta clase de juegos, puedes ingresar a apuestaplus.com, y encontrarás lo mejor en apuestas.
     
    Last edited: 12 de Sep de 2017

Comparte