1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.

Tributación de Loterías y Quinielas en el IRPF

Tema en 'Apuestas Deportivas y Poker' comenzado por Bhendito, 1 de Mar de 2017.

  1. Bhendito

    Bhendito Administrator Staff Member

    Pues bien, primero de todo, debemos destacar que es importante que diferenciemos el tipo de premio respecto al que estamos hablando puesto que los impuestos por la Lotería organizados por el Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado que por el resto. Los primeros tienen un tratamiento fiscal distinto y, hasta cierto punto, podría decirse que hasta beneficioso respecto al otro tipo de apuestas.

    Haciendo un poco de historia, hasta 2012 dichas ventajas eran todavía mayores, puesto que no se pagaban impuestos por los premios obtenidos, aunque sí que tenía incidencia al hacer la Declaración de la Renta de las Personas Físicas del año siguiente, dado que sí que se tributaba por las ganancias obtenidas por las inversiones con la cuantía recibida por el premio.

    Lotería y Quiniela a efectos de IRPF.

    Después de la modificación en la normativa tributaria de 2012, aquellas ganancias que vinieran derivadas de los premios de Loterías y Apuestas organizadas por el Estado, así como por órganos o entidades de las Comunidades Autónomas, Cruz Roja Española y modalidades de juegos que hayan sido autorizadas por la Organización Nacional de Ciegos Españoles dejaban de tener consideración de ingresos exentos de tributación en la Declaración de la Renta de las Personas Físicas, por lo que pasaron a estar sujetas a tributación, esto es, se debía desde esa fecha pagar impuestos por las rentas obtenidas por premios de la Lotería Nacional y Premios de las apuestas anteriormente mencionadas, aunque no se realizara a través del IRPF, sino previamente mediante retención.

    Tributación de los premios de Lotería.

    La legislación establece un tipo de gravamen fijo para los impuestos que tienen relación con los premios de Lotería. No obstante, también hay una serie de cantidades que limitan dicha tributación, por lo que no siempre nos encontraremos obligados a pagar a Hacienda (en función de la cuantía del premio, deberemos pagar o no).

    Abundando en la cuestión, se fija un impuesto sobre los premios de Lotería del 20 por ciento para todas aquellas ganancias que superen el límite de 2.500 euros. Por tanto, si la ganancia no excede de esta cuantía, no estaremos obligados a tributar. Por ejemplo, si recibimos un premio de 4.000 euros, deberemos pagar un 20 por ciento sobre 1.500 euros, que es la cantidad resultante de la diferencia entre la totalidad del premio y la suma que se encuentra exenta de tributación.

    ¿De qué forma se pagan los impuestos?

    Tal y como hemos dicho, la tributación de los premios de Lotería no se efectúa a través de la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, dado que será la propia Agencia Tributaria quien se encargue de practicarnos la retención correspondiente del premio, para que no tengamos que efectuar ningún pago adicional (solamente deberemos informar al respecto en el momento en que presentemos la Declaración). Esto es así gracias a que previamente a dicha presentación, ya habremos hecho lo propio con el Modelo 136 de Hacienda, en el cual deberemos indicar el importe de la deuda tributaria, así como deberemos proceder a pagar la cuantía correspondiente (teniendo en cuenta los parámetros que hemos comentado anteriormente) y siempre y cuando el premio exceda de 2.500 euros.
     
  2. Bhendito

    Bhendito Administrator Staff Member

    Como ya analizamos, la cuantía exenta para el caso concreto de la Lotería es de 2.500 euros. Ahora bien, vamos a profundizar en el caso concreto de la Lotería de Navidad, dado que es uno de los premios organizados por Loterías y Apuestas del Estado más emblemáticos.

    ¿Cuántos impuestos debería pagar si me ha tocado El Gordo?

    Si nos preguntáramos cuantos impuestos deberíamos pagar en el caso de ser agraciados con el Gordo de Navidad, fácilmente podríamos respondernos que un 20 por ciento de lo que percibamos.

    Aunque pudiera parecer que no, Hacienda también aprende de sus errores, por lo que no esperará a que realicemos nuestra Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, sino que nos quitará la parte correspondiente a la retención, con el mismo sistema que aplica a nuestra nómina. Esta es la manera más eficaz de controlar que el dinero que corresponde a las arcas del Estado no es gastado y posteriormente no ingresado por falta de liquidez. La misma regla es de aplicación para los premios de la Primitiva y la Quiniela, entre otros.

    Mito: los impuestos a un año vista.

    El cambio de régimen fiscal fue notorio, lo que ayudó a erradicar el falso mito que había hasta el año 2013 de que los impuestos por los premios de Lotería se pagaban al cabo de un año. Ahora bien, lo que ocurría realmente era que la cuantía de dinero que hubiéramos percibido generaba más capital y era por dichas ganancias que debíamos efectuar nuestra tributación. Por ejemplo, si ganábamos 15 millones de euros en el Euromillón, lo normal era que, al año siguiente, nuestra situación patrimonial fuera mucho más boyante que la del ejercicio anterior, por lo que tocaría pagarle más a Hacienda. Si hubiéramos hecho inversiones, los rendimientos que hubiéramos obtenido se encontrarían sujetos a tributación.

    Pago por las participaciones.

    Es muy habitual en nuestro país que el juego de la Lotería se realice a través de la compra de participaciones y no de décimos completos. Pues bien, que lo realicemos de esta forma no nos va a eximir de pagar impuestos de la misma forma a la que lo haríamos si se tratara de un premio normal obtenido a través de un décimo completo.

    En el supuesto de las participaciones, lo que se hace es pagar la parte proporcional que corresponde al boleto que se reparte, por lo que nos encontraremos con que el premio será inferior si el total del boleto asciende a una cantidad que exceda los 2.500 euros, no si el premio que nos corresponde es superior a esa cuantía que hemos comentado.

    Pues bien, ya vemos que si optamos por jugar a la Lotería de Navidad, sea en la modalidad que sea (a través de Internet, mediante la adquisición de décimos completos o de participaciones), todo aquello que exceda de 2.500 euros deberemos tributar al 20 por ciento, practicándonos Hacienda la correspondiente retención del 20 por ciento con anterioridad a que el premio nos llegue al bolsillo.
     

Comparte